Boletín ESTEC

Cobre en centros de datos

Cinco razones por las que el cobre es adecuado para su centro de datos

En promedio, solo el  3% de los fondos presupuestados para el centro de datos se asigna a la capa física, Pero este 3% tiene un impacto significativo en todas las inversiones en centros de datos y afecta directamente el rendimiento general de la red.

Con la demanda de mayor ancho de banda en menos espacio, una solución de fibra es una opción obvia para aumentar el ancho de banda sin expandir su capa física.

Sin embargo, el cableado estructurado de cobre es flexible, económico de energía, rentable, tiene una base incorporada y es capaz de proporcionar un rendimiento confiable de gigabits en todo su centro de datos en los años venideros, garantizando la solución más eficiente en recursos por gigabit para asegurar el mayor retorno de la inversión en infraestructura.



El cable de conexión directo (DAC) Twinax pasivo es un enfoque de cableado no estructurado común utilizado en las arquitecturas de la parte superior del bastidor (ToR), típicamente actuando como una interconexión entre servidores y conmutadores. Sin embargo, las restricciones de alcance (7 metros) de esta solución limitan las aplicaciones a configuraciones intercabinet y ToR.

Actualmente, el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) está considerando el par trenzado QSFP + DAC y RJ-45 como estrategias viables para soportar aplicaciones de 25G y 40G. Si bien el QSFP + DAC está limitado a 15 metros, una solución de par trenzado BASE-T proporcionará a los gerentes de TI más flexibilidad de alcance y despliegue.

Con 25GBASE-T y 40GBASE-T, el alcance de interconexión puede extenderse hasta 30 metros. Este tipo de flexibilidad abre la puerta a las configuraciones de final de fila (EoR) o middle-of-row (MoR); algo que no es posible con un enfoque DAC.



Con los años, hemos visto un aumento significativo en la eficiencia de los sistemas de cableado estructurado BASE-T. Hace tres años, un sistema Cat 6A requeriría aproximadamente 10 watts  por puerto. Hoy estamos viendo números tan bajos como 2 o 3 watts por puerto. Los avances tecnológicos como Ethernet de eficiencia energética (EEE) e inteligencia de puertos, así como las mejoras en los diseños de cables y conectores, lo han hecho posible.

La integración de los sistemas BASE-T en el centro de datos permite una mayor utilización del puerto de conmutación y permite el despliegue de EEE para disminuir el consumo total de energía. Con una mayor utilización del puerto de switch, puede lograr la misma capacidad de red utilizando menos switches, reduciendo la cantidad de energía requerida para potencia el centro de datos. EEE permite menos uso de energía durante períodos de baja actividad de datos. Este nivel de reducción de potencia se logra enviando una solicitud de inactividad de baja potencia a los dispositivos conectados cuando no se envían datos, poniendo los dispositivos conectados en un modo de reposo para disminuir su consumo de energía y minimizar los costos de operación. EEE también establece el escenario para implementar wake-on-LAN (WoL) y funciones de desconexión de potencia para reducir aún más el consumo de energía y aumentar la eficiencia energética general.


Los Sistemas de Cableado estructurado BASE-T están emergiendo como la opción de red de capa de acceso más rentable, proporcionando ahorros significativos sobre la fibra óptica o los cables Twinax. Los costos más bajos inherentes combinados con la flexibilidad de implementación facilitan diseños capaces de consolidar (centralizar) la ubicación del switch, lo que permite el uso de menos switches al proporcionar una utilización del puerto 100% efectiva. Esto reduce los costos de administración al minimizar la expansión del switch.

Más allá de eso, los sistemas de cobre Gigabit pueden ofrecer ahorros adicionales en comparación con las redes BASE-T de menor velocidad. Mayor ancho de banda permite un mejor rendimiento de la red. Actualmente, 10GBASE-T (Categoría 6A) es la opción de red de capa de acceso más rentable, pero con 25GBASE-T (Categoría 8) y 40GBASE-T (Categoría 8) en el horizonte cercano, se espera que las redes futuras se beneficien del uso de puntos cercanos uno-a-uno a través de configuraciones MoR o EoR y consigan  aún más ahorro de costos.



Las soluciones de Cableado Estructurado BASE-T son una piedra angular de la infraestructura del centro de datos. Confiable, probado en campo y con crecimiento continuo en la capa de acceso, el conector RJ-45 es reconocido y adoptado como una opción de infraestructura para todo.

Los Centros de Datos en todo el mundo conviven con sistemas de negociación automática, compatibilidad con versiones anteriores y trabajos de actualización escalonada de los equipos activos. Las soluciones BASE-T permiten velocidades de servidor mixtas en cada rack o gabinete. Esto aumenta la flexibilidad a lo largo del despliegue y la operación del centro de datos al soportar el uso de cualquier combinación de servidores 1G, 10G y 25G o 40G en la medida que estén disponibles.



En los próximos meses, los organismos de estándares de la industria (TIA, IEEE, ISO) publicarán las mejores prácticas para desplegar cuatro nuevas velocidades de datos BASE-T. Los nuevos estándares 2.5G, 5G, 25G y 40G ayudarán a soportar las nuevas aplicaciones empresariales y de centro de datos. Mejorarán la vida y la flexibilidad de las redes de cableado estructurado de cobre, proporcionando una opción más rentable para futuras migraciones de red.

Y aunque los estándares 25GBASE-T y 40GBASE-T aún no se han finalizado, cuando los sistemas de cableado estructurado Cat 8 esten disponibles, proporcionarán un mejor rendimiento en relación a su costo, ofrecerán una mayor flexibilidad de red y serán fácilmente adoptados en toda la industria, proporcionando una formidable alternativa a los productos QSFP + / Twinax.

Además, dado que se necesitarán actualizaciones mínimas durante toda la vida útil del sistema Cat 8, una vez instalado, se espera que el ciclo de vida efectivo de la infraestructura aumente significativamente.